Alaska al horno es un postre elegante de la vieja escuela. Congelado por dentro, luego cubierto por una capa de merengue, es una especie de milagro culinario, ¡y solía hacerse en el horno!