Este zapatero de calabacín es un postre absolutamente delicioso para finales del verano. Al cocinarse en caramelo (xilitol), el calabacín se vuelve sorprendentemente dulce e innegablemente delicioso.
Te doy esta ensalada freekeh con muchas de mis cosas favoritas: pepinos, menta, pistachos tostados, pasas y melaza de granada. Lo rematé con un poco de queso feta sin grasa. Creo que la mayoría de los quesos sin grasa apestan (y no en la buena forma del queso apestoso), pero el queso feta sin grasa es bastante bueno en las ensaladas. Para hacer la ensalada vegana, simplemente deje el queso apagado (¡obviamente!).
Si está pasando por un momento particularmente estresante en su vida y necesita toda la ayuda que pueda obtener para estimular su sistema inmunológico, esta es la receta para usted. Estudiantes, profesionales, investigadores: si pasas mucho tiempo mirando la pantalla de una computadora o leyendo mucho, debes […]
Los sabores escandinavos típicos del caviar de eneldo, limón y algas marinas combinan muy bien con este 'salmón' vegano. Servido con mayonesa vegana de rábano picante, papas hervidas frescas y una colorida ensalada de repollo que complementa el toque nórdico. Ingredientes: Rinde 5 porciones 2-2 1/3 taza de zanahoria rallada 3-4 tomates picados, cáscara finamente rallada y jugo de ½ limón 1 […]
Patatas fritas de jícama crudas - ¡estilo picante! La jícama es una verdura de raíz grande y bulbosa con una delgada piel marrón y carne crujiente blanca. Su dulce sabor a nuez es bueno tanto crudo como cocido. Jicama varía en tamaño desde aproximadamente 4 onzas hasta 6 libras. Está disponible durante todo el año y se puede comprar en los mercados latinoamericanos y en la mayoría de los supermercados. Debe almacenarse en el refrigerador en una bolsa de plástico y durará aproximadamente 2 semanas. La piel delgada se debe pelar justo antes de usar. La jícama es una fuente justa de vitamina C y potasio. ¡Definitivamente es un pequeño tipo subestimado!
Los colores vivos de este plato funcionan bien, particularmente con los cielos lluviosos algo más opacos, combina perfectamente con casi cualquier cosa que se me ocurra. Los sabores son lo suficientemente alegres como para mantenerse con un sabor más fuerte y audaz, y lo suficientemente ligeros como para ser servidos con algo ligero y simple como el tofu.
Este es un plato sencillo y festivo, con la compleja y mágica dulzura de la cebolla caramelizada, que se funde con las pasas y ofrece un suave equilibrio a las notas ligeras y amargas de la col rizada.