¿Chocolate blanco vegano? ¡Sí, se puede hacer! ¡Este dulce y cremoso chocolate blanco sin lácteos está hecho con solo cuatro ingredientes! Simplemente derrita la manteca de cacao con azúcar en polvo, aceite de coco y extracto de vainilla. Es perfecto para rallar postres, rociar helado de horno o sumergir sus frutas favoritas. Hacer chocolate blanco vegano es mucho más fácil de lo que esperas (¡y tan sabroso!) ¡Pruébalo! ¡Estarás tan feliz de haberlo hecho!

Cómo hacer chocolate blanco (vegano)

  • Libre de lácteos
  • Vegano

Ingredientes

  • 2 tazas de manteca de cacao
  • 1 taza de azúcar en polvo
  • 1 1/2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 3/4 tazas de aceite de coco


Preparación

  1. Hervir agua en una cacerola pequeña.
  2. Coloque un recipiente a prueba de calor encima de la cacerola, creando una caldera doble y agregue la manteca de cacao.
  3. Permita que la manteca de cacao se derrita por completo, luego agregue el aceite de coco.
  4. Asegúrese de mantener la mezcla en movimiento con un batidor o tenedor de metal. Si usa una cuchara de madera, esto aplicará humedad y tendrá que comenzar de nuevo.
  5. Una vez que ambos ingredientes se hayan derretido por completo, apaga el fuego y agrega la vainilla y el azúcar.
  6. Con una batidora eléctrica, mezcle los ingredientes hasta que estén completamente combinados y suaves.
  7. Vierta cuidadosamente el chocolate blanco en una bandeja forrada o una lata, cubra con una envoltura de plástico y colóquelo en el congelador.
  8. El chocolate tomará alrededor de una hora para establecer.
  9. Asegúrate de mantener el chocolate en el refrigerador, ya que tiende a derretirse si se deja fuera.
  10. Una vez que esté completamente sólido, retírelo del congelador y disfrute de inmediato o guárdelo en el refrigerador en un recipiente sellado.

Información nutricional

Calorías totales: 5766 # Carbohidratos totales: 121 g # Grasas totales: 591 g # Proteínas totales: 0 g # Sodio total: 3 g # Azúcar total: 118 g Nota: La información que se muestra se basa en los ingredientes y la preparación disponibles. No debe considerarse un sustituto del consejo de un nutricionista profesional.