Estos pastelitos esponjosos están hechos de una mezcla de mantequilla cremosa de maní (o almendras), puré de plátano, harina de coco y cacao en polvo. Nunca adivinarías que estas golosinas del tamaño de un bocado no contienen granos.
Este pan de plátano vegano es un ganador. El secreto es tener plátanos muy maduros, ya que esto hace que el pan sea naturalmente dulce y denso, que es lo que quieres en un pan de plátano. ¡Hace que tostar sea fácil y puede congelarse para comer más tarde!
Una sopa picante de frijoles negros que es tan fácil de preparar en la mañana antes del trabajo. Ven a casa con un aroma picante y una cena abundante, perfecta para cualquier ocasión.